30/6/11

No, no nos engañemos, jamás vamos a aprender de los errores, siempre los cometeremos repetidas veces, como un círculo vicioso ¿Por qué? Básicamente porque hacer lo correcto nunca ha dado verdadero resultado, nunca nos ha dejado realmente buen sabor de boca.  ¿Qué sería de nuestra vida sin locuras, sin precipitarse o sin gritarle al mundo? Sabemos que el suelo no sabe precisamente bien, pero es infinitamente mejor que insípido sabor de la cobardía.

Creo que en el fondo nos gusta equivocarnos; quizás sea eso o simplemente una excusa para justificar nuestras ilusiones. Las mías no tienen límites; pruebo mil veces lo amargo de ellas y, sin embargo, vuelvo a arrimar mis labios una y otra vez. Algún día me dará por ahogarme, quién sabe. Nunca he sabido nadar en estas aguas ¿Querrías enseñarme?



Ojos verdes, creo que me estoy empezando a equivocar de nuevo.

1 comentario:

  1. Equivócate las veces que hagan falta, nunca sabes cual será el mejor error que hayas cometido.

    ResponderEliminar