11/7/11


El color morado es sinónimo de fuerza, de resistencia y de fortaleza psíquica y mental, justo como el color de los moretones. Cada uno de ellos demuestra los golpes que hemos recibido y aguantado, muchos, quizá demasiados. Cuando ese golpe es merecido,el significado de ese color se olvida y solo importa la marca que dejan que nos recuerda día a día qué hicimos mal. El problema surge cuando buscamos las hostias, cuando buscamos ese dolor porque, a veces, las heridas gustan como duelen. No siempre duele el golpe en sí, molesta que te hagan ver que has hecho mal las cosas, aun habiendo sido consciente de ello.



En los pulsos juegan dos personas, pierde quien flaquea o se deja ganar. No sé quién de los dos ha llegado a vencer, sé quién se ha llevado el golpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario