28/11/11

Siempre me ha fascinado la facilidad con la que la vida presenta a las personas. Nunca he sido de muchas palabras (para qué mentir) nunca he buscado a ese alguien de la manera más ortodoxa posible y normalmente nunca he decidido quién debía marcharse y quién no.


 Me sigue impresionando ver cómo una simple persona puede irrumpir en tu vida de la manera más extraña posible y cambiar absolutamente todos los rincones de ella e irse de la misma manera, con la misma y misteriosa facilidad. Ahora lo entiendo, hay veces en las que debes marcharte de una vida, volver a descolocarlo todo. Hay veces que sabes que tienes que marcharte de la misma forma en que entraste.







Dicen que, posiblemente, los peores errores de nuestra vida son los que no cometemos, y tienen razón, porque sé que lo que voy a hacer es un error, uno que quiero cometer. Encantado de no haberte conocido.

3 comentarios:

  1. DIIIIIIOOOOOOOOOSSS!! tu blog es fskdjhfskjhfskj *___*
    He llegado aquí por casualidad y me he enamorado. Los textos, las fotos, todo *__*
    En serio, es jodidamente genial.

    ResponderEliminar
  2. Ola!! tu blog está genial, me encantaria enlazarlo en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar
  3. A mí personalmente, no me hace ninguna gracia que alguen se crea con el poder de entrar y salir de una vida como Pedro por su casa. Porque si uno entra, se queda. El tiempo puede empezar a desdibujarlo todo, pero es incapaz de borrarlo. Puedes dejar de ver a alguien si te lo propones, pero nunca saldrá del todo, porque si tantas ganas tienes de que se vaya, es porque hay algún capítulo de tu vida que le pertenece. Y los capítulos se acumulan, pueden coger polvo si te desentiendes de ellos, pero no desaparecen.

    ResponderEliminar