1/2/12

Nunca entenderé ese odio irracional que la gente siente por la oscuridad. Quizás sea porque nos muestra tal y como somos: indefensos; quizás sea por el miedo a tropezar, de no saber que nos depara cada paso, de no saber si seguirá esperándonos alguien al otro lado, de ver lo que aparece tras encender la luz... Siempre he preferido las noches sin luna. A oscuras se eliminan los prejuicios, se deja libertad al tacto y a la imaginación. Es más fácil hablar. Es más fácil ser uno mismo.


1 comentario:

  1. No se si habrás leido esto... http://goo.gl/pkRUQ Pero a mi tambien me gusta la noche, lo oscuro... y todo lo que se puede hacer en ella.

    ResponderEliminar